Inicio » Beauty » CUIDA TU CUERPO EN CASA

CUIDA TU CUERPO EN CASA

chica_retro_del_bano_de_burbujas_pegatina-r5c7c27d3576d478f8c8d69ec099e5935_v9wth_8byvr_512
¿Te sientes descuidada y acumulas estrés?
Te propongo un fin de semana dedicado por completo a ti misma, es justo lo que necesitas.

Obsequiarte con un par de días de cuidados y de mimos puede ser la mejor manera de estimular y embellecer tu cuerpo y de desconectar de la ajetreada vida diaria. Para ello no es necesario gastar una fortuna en un centro de belleza o un balneario; sin salir de casa, conseguirás la mayoría de los efectos beneficiosos de un fin de semana de terapia. E incluso mejor que fuera, pues podrás hacer lo que desees, invitar a quien quieras, ver tus películas preferidas y comer lo que se te antoje y cuando se te antoje. Si no dispones de todo un fin de semana, no te preocupes. Puedes disfrutar de algunos tratamientos embellecedores y revitalizantes con apenas unas horas, incluso minutos.

SÁBADO
MAÑANA: EXFOLIACION TOTAL
Prepara un exfoliante con sal gruesa, aceite de oliva y unas gotas de aceite esencial de rosas. Aplícatelo por todo el cuerpo, empezando por los pies y avanzando hacia el corazón. Después, ponte en la cara una loción limpiadora y retírala con un algodón. Date una buena ducha, sécate y aplícate una loción hidratante. Relájate durante unas horas y bebe mucha agua.
TARDE: MASCARILLAS PARA EL CABELLO Y LOS PIES
Prepara una mascarilla capilar de aceite esencial de rosas y aceite de hueso de albaricoque. Para la mascarilla de los pies, mezcla harina de avena con miel, aceite de oliva y aceite de rosas. Llena luego una jofaina de agua caliente y sumerge en ella una bolsa de té verde y un puñado de sales de Epsom. Lávate la cabeza, aplícate la mascarilla capilar y envuélvete el pelo con film trasparente y luego con una toalla. Siéntate 10 minutos con los pies sumergidos en la jofaina. Sécate los pies, aplícales la mascarilla y envuélvelos en film trasparente. Ponte unos calcetines y un antifaz en los ojos, túmbate boca arriba y relájate 10 minutos; finalmente, date una ducha.
NOCHE:BAÑO HERBAL
Prepara una tetera con una bolsita de té de jengibre, otra de té de menta y otra de manzanilla. Sírvete una taza, llena la bañera de agua caliente y vierte en ella el resto de la infusión y las bolsitas de té. Sumérgete en el baño relajante mientras respiras los saludables vapores de las hierbas y saboreas una taza de té. Cuando salgas, sécate y aplícate una crema hidratante.

DOMINGO
MAÑANA: MASCARILLA CORPORAL
Esta mascarilla corporal incluye algas ricas en minerales que ayudan a purificar el organismo; se venden en forma de polvos en algunas tiendas de belleza y en tiras en los supermercados. También puedes utilizar una mascarilla de arcilla lista para el uso. Comienza lavándote y secándote el cuerpo. Mezcla el polvo de algas con agua hasta formar una pasta, o reblandece las tiras de algas en agua caliente. Cúbrete el cuerpo con la preparación de algas y después con una tela fina. Envuélvete con toallas, mantén tu cuerpo bien caliente y bebe agua. Al cabo de 20 minutos, date una ducha, sécate y ponte crema hidratante. ¡Atención NO UTILICES MASCARILLAS DE ALGAS SI TIENES PROBLEMAS DE TIROIDES.
TARDE: VAHOS FACIALES Y MASAJE
Este tratamiento antiestrés te ayudará a detoxificar tu piel. Primero, límpiate bien el rostro. Vierte agua hirviendo en un bol, añade unas gotas de aceite esencial-de geranio si tienes la piel grasa, por ejemplo, o de manzanilla si tu piel es sensible- inclínate sobre el bol y cubre tu cabeza con una toalla durante 10 minutos para que se abran bien los poros. Lávate la cara con agua fría, sécala y aplícate una crema hidratante con un ligero masaje, trazando con los dedos círculos sobre la frente, las sienes y la nariz. Después, cierra los ojos, apoya la cabeza sobre las palmas de las manos y relájate unos minutos.
NOCHE: MASAJE CON PIEDRAS CALIENTES
Con este tratamiento, el calor que transmiten las piedras penetra profundamente en los músculos, contribuyendo a su relajación. Utiliza 10 piedras planas y lisas: puedes comprarlas en tiendas de jardinería; cuanto más oscuras sean, mejor retendrán en calor. Caliéntalas sumergiéndolas en agua muy caliente durante 10 minutos. Mientras tanto, mezcla un poco de aceite para masaje-prueba con aceite de hueso de albaricoque junto con tu aceite esencial preferido- y date un masaje con la mezcla. Después de comprobar la temperatura de las piedras, frótalas una por una sobre tus piernas hacia arriba, sobre los glúteos, el estómago y a lo largo de brazos, hombros y cuello. Después pide a alguien que las coloque sobre tu columna vertebral, de modo que puedas sentir cómo su calor penetra hacia dentro; otra posibilidad es que las coloques en línea sobre una toalla, las cubras sobre otra toalla y te tumbes encima con cuidado, alineando tu columna vertebral sobre ellas. Al cabo de 10 minutos, levántate despacio y bebe un poco de agua.

Animaros a probar, os aseguro que repetiréis y descansareis , hacerlo y me contáis vuestra experiencia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s